Blogia
El rincón de jazmin

Ese día tan nefasto y un poema para los que lucharon por la libertad

Cuando llega una fecha como la de hoy; memorizas una serie de recuerdos vividos como si hubieran pasado ayer mismo. Sentías crispación, desanimo e impotencia ante lo que nos estaba volviendo a pasar y además retransmitido por televisión.

. Apenas habían pasado seis años y estábamos en el comienzo de la transición con graves problemas en el gobierno que presidía Adolfo Suárez y que éste al verse con fuerzas militares de extrema derecha no contentas con su forma de actuar, sobretodo cuando legalizó el PC se vio obligado a dimitir ante la debilidad de su gobierno y en el día que iban a votar por segunda vez para la investidura de Calvo Sotelo como nuevo presidente del gobierno se perpetró el asalto en el congreso de los diputados por parte del guardia civil y teniente coronel Antonio Tejero con un destacamento de guardias civiles y con la seguridad de estar bien respaldado por militares de más alta graduación, como era el caso del capitán general Milans Bosch que sacó los carros de combate en la ciudad de valencia.

No nos apartábamos de la pantalla, intentando conectar con los dos canales que se tenían y saber de alguna novedad y sino, ponías la radio cambiando nerviosos la emisora para saber realmente que estaba pasando.

Con cara de preocupación, la gente iba a los supermercados y compraban cantidades excesivas de productos de primera necesidad, las estanterías se vaciaban, el no stock de las empresas se hizo evidente en muchos almacenes de grandes superficies, ya que no se reponían las estanterías, andábamos todos con cara de preocupación , no nos hubiera importado pagar más por el producto que buscabas. Los más avispados llevaban los carros a rebosar e incluso algunos llevaban hasta dos. Algunos recorrimos varios supermercados y en todos era lo mismo, no se encontraban esos productos que puedes almacenar sin que sean perecederos a corto plazo.

Aquello parecía irreal, era de locos. Pero lo peor era los que estábamos inscritos en algunos sindicatos, se rompieron carnets , se tiraron y quemaron montones de documentos para borrar rastros de los que éramos de izquierda. Todo nuestro mundo se nos venía abajo, todo lo que habíamos añorado nos lo arrebataban , nos veíamos en una inminente nueva guerra civil, donde se nos volvían a pisar nuestros derechos.

Recuerdo que lloraba de rabia , era joven, pero joven eras cuando te ponías a trabajar en aquellos tiempos y aún en vida del dictador me inscribí en un sindicato, todo era secreto y eran los últimos años del tirano y poco iba a durar más, eso hizo que mi forma de pensar y mis ganas por un mundo en libertad hicieran mella en mi. Todo se venía abajo e incluso temí por mi vida y los que me rodeaban.

Me acordé de una personilla entrañable que nos contó muchas cosas de ese individuo y yo lo odiaba y aún más lo odiaba cuando ya desde muy niña me impusieron la religión a cada minuto de mi vida y tener siempre enfrente mirándome esa cara que sólo deseaba que desapareciera de una vez por todas.

Todo eso y más me pasó por la cabeza ese día en que varios locos querían imponernos de nuevo el silencio.

Poema

Poema en recuerdo a los republicanos que lucharon por su libertad

Delante camiones,

detrás con paso lento los vencedores

que ante lo siniestro

les llamaban perdedores.

Atadas sus manos a la espalda,

harapientos y sin zapatillas,

iban a morir por ideologías

que eran perseguidas

por pensar que en su vida

sólo valía la libertad que no enmudecían.

Camiones en batería

con las luces encendidas;

era aún noche

para ellos no amanecería.

Los sanguinarios con bayoneta en mano

les obligan a cavar su tumba

el pico y la pala es lo último que abrazarían

¡todos en fila! gritaron los franquistas

donde algún moro también había.

¡La cabeza alta camarada

no escondas tú mirada

ostenta tú osadía!!

que los que te disparan

algún día perderían.

Y tú... tú…

eres el héroe, el ganador,

el esposo , el novio y el hijo

que no te dejarán jamás en el olvido.

Acuérdate hombre libre;

que un día te colgaran medallas de valentía,

los que te mataron quedarán en villanos

así será la historia toda la vida.

Donde estés camarada y amigo;

un día tendrás tu cobijo

sin religiones de dominio

tú asilo será

el que te damos los que gritamos

¡Arriba la libertad, abajo la tiranía!!

jazmin

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

jazmin -

Sakki,ese día fue algo para no olvidar nunca. Realmente se pasó miedo y mucho, y si además te afectaba alguna otra contrariedad me imagino que aún peor.

Otro beso para ti.

jazmin -

Margot, que razón tienes, yo he ido a manifestaciones reivindicando unos derechos que ahoran son vapuleados, incluso cuando gobernaba el PSOE. Aquella huelga general ¡te acuerdas!Y ahora, los derechos adquiridos por la lucha obrera quedan en nada ¡que pena!
Ahora las manifestaciones parecen excursiones con banderita incluida jajajaja

Un abrazo enorme.

Sakkarah -

Hay días que no se olvidan, sobre todo si coincide con cosas personales que marcan. Así fue en mi caso.

Un beso.

Margot -

Recuerdo ese día, ese 23 de Febrero que tanto nos marcó a tod@s. Me aguó la fiesta, jajaja.

Eran otros tiempos, las gentes saliamos a la calle a reivindicar lo que creíamos justo, hoy a pesar de lo que much@s digan las manifestaciones se hacen a la carta y, a la conveniencia de algunos. Puede que tuviesemos muy poco, pero sabiamos lo que queriamos. Nosotr@s los y las de esa época hemos sido testigos de presenciales de una parte importante de nuestra Historia.

Un abrazo, muy grandote.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres