Blogia
El rincón de jazmin

Cosas mías que cuento....

Mi opinión


Ya dicen que las personas son... así ha sido su niñez. La mía fue muy desgraciada, si es que se puede decir que tuve esa etapa.
Se que tengo muchos defectos y muy pocas virtudes pero de lo que si me siento orgullosa es de tener unas ideas muy firmes.
Ya desde muy pequeña quisieron pisármelas, hacérmelas cambiar. Con apenas siete años, era una niña muy crédula y al principio, yo creía en lo que me decían y obedecía, pero según iban pasando los días, meses y años me daba cuenta que las que me querían dirigir no eran justas. Veía cosas que me dañaban directa o indirectamente cuando veía maltratos físicos y síquicos de otras niñas de mi edad o conmigo, entonces, fui formándome sola, me di cuenta que ese mundo que querían imponerme era falso y marque mi personalidad de una manera que aún hoy perdura.
Dicen que las personas cambian según pasan los años, yo no podría creérmelo. Las personas pueden variar en alguna medida pero cambiar de forma de ser eso, es una utopía. Pueden engañarte en alguna medida pero luego sale el verdadero yo, ese que desde pequeñas se nos enseñó o aprendimos por nosotras mismas.
Si hay algo que no soporto es la mentira, la hipocresía y el engreimiento, eso de que las personas vayan por la vida aparentando lo que no son, con lo bonito que es ser una misma sin dobleces sentirse orgullosa de quien eres, de la cuna de donde procedes, que la mía fue de lo más humilde, y tener unas ideologías equivocadas o no, pero son tuyas.
Valoro a las personas por lo que son, me da igual ricos que pobres, sanos o enfermos, lo importante es su interior, ese es el valor principal de las personas.
No entiendo a esas personas que van cepillando el traje a personas con un nivel más alto, jamás lo haría. Creo que se me notaría demasiado que no es lo mío.
Me caracterizo por ser muy tímida, un gran defecto mío que ni con los años ha menguado pero siempre me he enfrentado, aún con esta timidez, de cara, sin recovecos, a todos los problemas de la vida y en momentos muy críticos, me he encarado a quien hiciera falta a veces, hasta yo misma me he sorprendido de las cosas que he hecho, casi ni me lo creía, cuando se que tengo ese defecto que muchas veces odio, pero al ser al mismo tiempo impetuosa no puedo frenar mi carácter en según que situaciones. Algo que aún tengo que aprender, pero creo que, nunca podré hacerlo.
A veces pienso ¿qué busco en la vida? Es paradójico, pero siempre busco algo...nunca estoy conforme, debo ser además una inconformista, otro defecto más, mejor ya me callo porque iría sumando cada vez más y más y el hilo de esto creo que ya lo he perdido.
Bueno sí, era que he tenido que salir escopeteada de muchos sitios, por ser demasiado sincera, esta virtud, en mi caso, siempre es otro defecto.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Gea -

Tener las ideas muy claras no es malo. Aunque es cierto que a veces acarrea más problemas y más incompresiones.

Cada día vamos aprendiendo un poco, cada uno con nuestro particular carácter.

Un abrazo.
Gea.

jazmin -

Si, esa es la meta. Siempre hay algo que aprender y aprendiendo se avanza.

Un beso, Sakki

Sakkarah -

Es bueno tener unas ideas firmes, pero con la suficiente flexibilidad para avanzar y aprender.

Un beso, preciosa.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres