Blogia

El rincón de jazmin

El Carrer Farigola

El Carrer Farigola

Cuando entro por la segunda calle del carrer Farigola (tomillo) es como transportarme a un sueño que nunca creí conseguir.

Es la entrada más corta para llegar a mi casita. Tiene la calle forma de u y en la parte baja de esa u, está mi nuevo hogar, quizás por ello, por estar en esa curva y en la segunda calle de la urbanización, puedo acceder a ver un precioso valle que va descendiendo a la vista y en la que ves el explendor de la naturaleza.Se  imagina espeso, ya que no hay ni un sólo rincón en el que puedas ver ni una hierba. Debe haberlas, claro, de un árbol a otro pero a la vista, ves la copa de esos árboles que adornan ese valle.

Cuando bajo con el coche voy mirando los tejados y los cuento 1, 2, 3, 4, 5... y vaya!! hoy están los paletas trabajando. Sí, mi tejado es de teja roja y tiene dos chimeneas preciosas en color blanco grisáceo.

No es que sea muy grande la casita, pero tendré un llar de fuego en el salón y la otra chimenea es para la campana extractora de la cocina.

Desde arriba no veía nada y cuando he bajado a la altura de la casa he podido observar que ya habían puesto la piedra antihumedad y embellecedora que tocará el suelo. Pero lo que más gracia me ha hecho, es ver los escalones de acceso a la entrada. Son en forma de triángulo, es decir, el de abajo más grande que los que van subiendo. Son sólo cuatro, pero hechos a capricho.

Mientras, los paletas me miraban como giraba hacia la derecha y de paso los saludaba, para ver los escalones de salida digamos a lo que será una terraza que sale directa del salón.

Será una terraza relativamente pequeña para el gran terreno que tengo, porque que éste hace bajada, lo cual, tendré que intentar cerrar esa terracita para no ver esa bajada que de momento, no podré adecuar, ya que es mucha la faena que tengo que hacer en ella.

He pensado en poner maderas con travesaños, de los que venden preparados para la intemperie y yo misma ir haciéndolo.

Es fácil,  he leído como hacerlo. Quizás no quede como si lo hiciera un entendido, pero quedará segura, eso sí, para que mi nieto pueda jugar en ella sin peligro. Luego la rodearé de preciosas plantas y tendremos un espacio muy íntimo para mi y para mis hijos cuando vengan a verme.

Eso todo a la altura de la casa y entre medio pondré una isleta en la que como centro pondré un tronco de árbol con demasiados años que alguién arrancó de su terreno y lo tiró al mío. Bueno, si lo digo así... parece que sea el mío un estercolero, para nada, he puesto un letrero de se "admite tierra". Después de todo, si sacan tierra de una montaña urbanizable y la llevan a la deixallería de tierra les cobran por ello. Yo, como la necesito para rellenar, les hago un favor y ellos, a mi.

Pues bueno, vi ese tronco con sus raices ya muertas pero talado con la profundidad para decir que tenía bastante décadas y pensé estarás muerto, pero si cuando venga a vivir alguién no te ha cogido para hacer leña, seguro que adornaras el centro de una isleta en un lado de la primera planta del terreno y te rodearé de preciosas flores. Se lo he prometido y cada vez que voy a ver mi casita, lo miro a él también como volviendole a prometer que será un adorno especial para el jardin.

He buscado la forma que sea más fácil para hacer unos escalones rústicos para bajar a la parte segunda del terreno y ya la he encontrado. Es un espacio en el que el desnivel no es exagerado y leyendo bricolaje también sé como hacer esas escaleras y las pienso hacer.

En esa parte,  también será un precioso jardín que seguirá al primero bajando por dos bandas la delantera y la trasera.

Por la trasera, es decir, detrás de la casita intentaré hacer un desnivel, sea en camino, o en escaleras  para bajar a la tercera parte y allí estará un campo donde intentaré plantar verduras que vaya dándome según el tiempo y árboles frutales.

De momento, ya tengo dos perrillos que vivirán conmigo; el mío y el de mi hija y, aunque son muy pequeños además, adoptaré uno más grande de la protectora y al que le haré una casita donde resguardarse del frío y de paso me vigilará todo lo que él aprenderá que es suyo.

Sé que soy novata para todo eso, pero también soy atrevida para hacerlo, quedará mejor o peor. No obstante, me gustará ver que lo he hecho yo.

En cuanto a la casita, ya la tengo hasta amueblada en mi mente. Sé donde va a ir cada cosa, la lista confeccionada de lo que quiero y los precios; pocas cosas, pero las necesarias para que sea una casa de lo más acogedora.

jazmin

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Mi niño


Tus ojos miran los míos

verde oliva azul, los míos

se mezclan en colores de fantasías.

Mi sonrisa, para ti es alegría.

Te beso jugando

y te aprieto al abrazarnos.

Un montón de sensaciones

recorren por mi dorsal espina.

Eres mi niño, eres mi vida.

Te quiero tanto, cariño mío

que sólo mirarte

la ternura aflora

como quizás nunca la he sentido.

Quizás la sintiera

pero tan niña era

que no rescataba momentos

de felicidad plena.

Mi niño,

contigo es como si fuera

la primera vez que quisiera.

Y te acuno en mis brazos

como una niña acuna a su muñeca primera.

Y sólo soy tu yaya,

pero sé que siempre seré tú yaya primera.

jazmin

 

Hace mucho...

Hace mucho...

Hace mucho que no escribo aquí. La verdad, quería volver pero no sabía como abrir de nuevo el blog.( reconozco que a veces soy de lo más torpe) Pero siempre hay personas encantadoras que te ayudan y, esta persona ha sido Sakkarah. Una estupenda amiga, que ya no es virtual. Sí, ya nos conocemos en vivo y directo.

Estuvimos un corto tiempo juntas en Madrid,  un par de horas escasas, si llegaba, pero para mi fue un día especial.

Siempre la elegía a ella, no sé porqué motivo, sin conocerla me daba buenas vibraciones y esa buena sensación, la pude constatar cuando la vi.

 

Quedamos en el Palacio Real, precioso por cierto, y como no nos habíamos visto nunca, excepto por foto, enseguida nos reconocimos. Bueno yo a ella sí. Ella quizás me reconoció porque le dije unos minutos antes por teléfono: estoy subiendo la cuesta de San Vicente, al lado del Campo del Moro y en unos minutos estoy contigo, añadiendo, cuando veas a una que lleva una mochila a la espalda con cara de perdida; esa soy yo.

Estaba perdídisima, fuera del metro que te lleva donde quieras sin perdida, andaba más perdida que un oso en un desierto. No conocía Madrid para nada.

Recuerdo que cuando era pequeña me llevó mi abuela a ver a un tío, hijo suyo que vivía allí. Pero por las fotos que tengo de ese día en que un primo hacía la comunión debía de ser muy pequeña. Ese familiar ya no vive allí, sino hubiera ido a verlo también y se hubiera llevado una sorpresa muy grande.

 

Estoy hablando de muchísimos años atrás, claro.

A lo que iba, Sakki, como yo la llamo, tiene una mirada serena y sincera. Algo que me gustó mucho y sin grandes esfuerzos pudimos conversar de nuestras cosas con facilidad, caso raro en mi, que soy de lo más tímida, aunque no lo parezca escribiendo.

Es fácil estar con ella; sencilla y verdadera.

Cuando nos despedimos, la abracé con todo mi corazón y ella lo sabe y sino, se lo digo de nuevo aquí.

Gracias, Sakki, porque siempre estás ahí y eso, es muy difícil de encontrar.

Un enorme abrazo.

jazmin

Dejaría...

 

Dejaría la pluma que se secara y las hojas que se amarillearan, en ese tono viejo del pasar el tiempo.
Cerraría la carpeta de los sentimientos, le pondría un candado, y esa llave la lanzaría   lejos, tan lejos que fuera imposible saber donde cae..
Y por mucho que quiera  abrirlo, tener sólo una opción y que esa  opción fuera; que al hacerlo se deshaga como si fuera polvo y no encontrar ni una sola letra que me recordara esas sensaciones que un día tuve.
Eran sentidos sí, pero ya no importan
Quizás trate de engañarme a mi misma y quiera asegurarme no volver a sentirlos. No obstante no puedo falsear mi condición tan fácilmente; no podría escribir ni una sola letra si no la sintiera con el corazón. Quizás con el corazón herido, sí, también,  y muchas veces además, pero otras no ha sido así. Lo que sentía es la belleza de mis sentimientos y así los exponía.
No concibo un escrito basado en mentiras, no sabría  ni tan siquiera simularlo.
Quisiera cerrar esta etapa de mi vida y  que fuera sin dolor, sin pensamientos negativos.
Podría prometerme a mi misma no volver a escribir, pero no lo haré, porque esa promesa la rompería; siempre hay algo hermoso en la vida que te dan ganas de describir, porque sientes que tiene que ser narrado de alguna manera..
Pero si quisiera; que mi sentimientos fueran siempre positivos, que nada ni nadie pueda alterar mi estado de ánimo.
Por ello, aún teniendo  pensamientos en este momento tan dañinos; volveré a cargar con tinta mi pluma y abriré esa carpeta cerrada e impediré que se torne  envejecida.  Seguiré escribiendo lo que mis ojos vean y mi corazón sienta al verlo.

Los postres

Los postres



Tengo en manos un proyecto y no paro de hacer el trayecto BCN - Girona, me encanta ir, porque si el proyecto sale bien se realizará unos de los sueños de mi vida.
No diré cual es no vaya ser que me salga mal – cruzo los dedos por si acaso- pero es un sueño que tengo tan al alcance de mis manos que casi ni me lo creo.
Lo peor es, que tenemos que pararnos a comer en restaurantes ya que entre pitos y flautas se nos hace siempre la hora de la comida.
Y allí estoy yo mirando los menús.
Por mucho que los mire siempre acabo diciendo; una ensalada y de segundo algo a la plancha y por favor, la guarnición también con ensalada, o verduras al vapor.
No es que me moleste la ensalada, al contrario, es mi plato preferido en cualquier variación y si es con hortalizas mejor que mejor.
Lo malo son los postres; miro la carta de esa suculenta variedad y no se ni porque lo hago; que si crema catalana, flanes con nata, tarta de la casa, helados Uff!! Todo con fotografías que dan ganas de comerse la misma carta de postres y luego para terminar diciendo; un café, por favor!

Mientras los que hay a mi alrededor, como es el caso de hoy que no había menú, se piden un pijama. Agg !! Casi que me da algo.
Un maxi-plato con su flan con nata, melocotón en almíbar, piña, helado de dos sabores y encima unas gotas de chocolate.
Y es que soy muy golosa pero el kit de la cuestión es que si pido ese platazo de postre, luego tengo remordimientos y pienso en las calorías que he metido en el cuerpo, para nada.
Sí, ya se que es darse un capricho de dioses y que sólo se vive una vez, pero, no!! que luego me arrepiento.
Así que, mientras se lo comen, salgo y me fumo un cigarrillo en la calle.
Y es que el poder sobre nuestra mente aún costando, es muy fuerte y cuando estoy por vencerme pienso; si me como ese postre seguro que me sienta hasta mal.
Es que yo trato de auto-convencerme y realmente cuando no he caído en la tentación y no me derrito ante los brazos de los dulces es cuando me siento realmente bien.

...sigue del poema ¡¡Qué soledad!!


¿Cuántos momentos dichosos?
pocos,
y no son más que sueños.
Una falsa moneda que ves en tus manos,
imaginando un recorrido con un dichoso destino,
que no puedes empezar.
No necesitas artilugios para poder llegar
mirando las estrellas
sólo con eso
sabrías seguir hasta el imaginario límite
y más allá del extremo que podrías alcanzar
Un término que casi abrazas
y se aleja más y más.
La persigues…y no la puedes sujetar;
es la ilusión,
no quiere ser prisionera;
se deja rozar, acariciar, mimar
pero jamás encarcelar.
Si pudiésemos atraparla
Sabemos en realidad
Que sería errar en la senda;
nada ni nadie te espera en la meta final.


Y entre un camino y otro
Que dirección tomar?
El seguro, el que magulla,
que te agota sin encontrar salida
el destino así lo ha querido
es el camino prudencial
aún siendo el más fatal.

Soñaba para tí

Poema


Si te viera con los ojos cerrados;
me uniría a ti en el silencio callado
ese, que sólo oye el corazón
por sus latidos alocados.
Con un leve roce de mis manos;
me engarzaría en tu pelo
como las raíces
se enredan al árbol sin dañarlo.
Te besaría  la frente,
los parpados...,
con la ternura del amor guardado.
Un beso dulce, suave, cálido,
para que no despertaras
al leve contacto de mis labios.
No perturbar tu sueño
deseando que sigas soñando,
no importa con qué, ni con quien soñarás,
yo soñé para ti...
que eso estaba pasando.

jazmin

¡¡Qué soledad!!

¡¡Qué soledad!!

 Poema

La vida nos consterna;
más golpea que mima,
castiga hasta extasiarnos
dejándonos sin fuerzas, en agonía.
Parecido a un desierto
donde el sol te calcina
te abrasa por fuera y por dentro
te consume, te devora
...y casi te incinera,
dejando cenizas en una esquina
en la otra;
brechas resquebrajadas
que siguen encendidas.
De éstas, sigues alimentando motivos;
esos por qué y los si hubiera sido.
Te pierdes en laberintos
de espejos antiguos,
en movedizas arenas
de despertares ambiguos.
Sin mapa, ni brújula
que te indique un regreso preciso,
para volver a dormir en el hastío evasivo
sabiendo que el mañana seguirá siendo esquivo.
¡Qué soledad!!!
Un alma en pena con la condena;
de no saber salir sin el inmerecido castigo.

jazmin

El felpudo

El felpudo

Se supone que el felpudo que tienes en la puerta es para limpiarse los zapatos antes de entrar en una casa, que no lo pones para adornar la puerta. Bueno un poco sí, se suele poner para que llame la atención, más que nada que se vea para que sirve.

He tenido tropecientos felpudos y los he ido tirando casi nuevos, ya que no los han utilizado, o que yo me he aburrido de verlos y los he cambiado por otro más bonito. De hecho solo lo utilizaba yo o alguna visita que venga a casa.

Los de casa se lo saltan y les digo que el felpudo está para algo pero nada que no se acuerdan y siguen saltándoselo.


Ahora he comprado uno muy llamativo que en lugar de poner Bienvenido pone PÍSAME FUERTE así, tal como lo he escrito, con las letras bien grandes y con la frasecita en cuestión en color chillón . Pero ni con esas.


El otro día llovió un poco, sacaron al perro y no se donde se metieron pero estaba la casa llena de barro. Abro la puerta para sacudir el felpudo y ni una mota de polvo.

Pues nada que ni el PISAME FUERTE en chillón da resultado. Podría pensar que lo hacen aposta, pero estoy segura que es porque son así de despistados.

Dan ganas de poner escrito en la misma puerta ¡¡OJO!! ACUERDATE DEL FELPUDO QUE ESTÁ JUSTO DEBAJO DE ESTE LETRERO.

Esto del felpudo es como la ya famosa pasta de dientes siempre abierta y fuera de su sitio. O lo que es lo mismo NO HAY POSIBLE SOLUCIÓN.

¿Qué es el tiempo?

¿Qué es el tiempo?

 

Poema


¿Has pensado que es el tiempo?
Es lo que se nos escapa;
a cada respiro,
y al corazón le restamos un latido.

Quisiéramos detenerlo;
...es fugaz, activo y muy listo.

Nosotros, las máquinas,
tan torpes para sus designios.

¡ Ganarle el juego!
cuando la partida
está corriendo a su ritmo.

jazmin

Los curas pederastas

Antes de comenzar un juicio para desvelar los abusos sexuales a menores. Uno más de tantos casos  más  bochornoso para una religión ,ya que tenían pendientes más de 500 casos de pederastia, se les ocurre la formidable idea de acallar a los presuntas victimas de esa obscenidad pagando extrajudicialmente la fabulosa cantidad de 478 millones de euros.
Así los curas quedan de alguna manera limpios de esa aberración en el caso que las victimas accedan a esa indemnización.


Lo peor de todo es; que cuando se sabía que un cura saciaba sus instintos con unos cuantos menores y sus superiores se enteraban, lo único que hacían era trasladarlos a otras parroquias que claro está, volvían a cometer los mismos atropellos a menores y así pasaban de una parroquia a otra acumulando nuevas victimas de pequeños inocentes.


Es abominable que los pederastas,en concreto, las diócesis en cuya demarcación estaban situadas las iglesias con sus curas pederastas, quieran pagar sus culpas con indemnizaciones y acallar la inmoralidad de algunos de ellos.


A la iglesia no le viene grande tener que  soltar unos cuantos millones de euros, ya que tienen para pagar cada día si es necesario la misma cantidad, ya que sólo en patrimonio su riqueza es desorbitada.


Sería una pena que se acallasen las acusaciones con el dinero con el que se quiere indemnizar a las victimas, ya que, según tengo entendido los abusadores de menores no están muy bien vistos en la cárcel, y los mismos presos se lo hacen pagar caro. Pero, por encima de todo, es el sitio donde deben ir los curas y los que no lo son y que paguen por el daño causado a niños que les quitaron su inocencia de una manera tan brutal.


Lo siento por los creyentes, pero por serlo, pienso que deben de opinar lo mismo que yo.
No es normal que unos que se autoproclaman como los representantes de su Dios, cometan esas atrocidades y queden inmunes.


Yo, no soy creyente de ninguna religión, pero si tuviera que escoger, jamás sería la religión católica
¿porqué? Sencillo, fui educada, entre comillas, en un colegio de monjas y lo que yo viví, no se lo deseo ni a mi peor enemigo, si es que tengo alguno...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Sabes...?

Poema

Sabes? El amor es…
mirarse a los ojos
no porque se posean
se miran más adentro
con destellos de armonía
donde habita escondida el alma
que emerge a los otros ojos
como espejo honesto
y se desnuda al completo.

Sabes? El amor es…
un beso nuevo.
Aún habiéndose dado muchos
el siguiente es el primero;
dulce, cálido, tierno.
Beben de sus bocas
pretenden saciar…
lo que les quema dentro.

Sabes? El amor es…
decir palabras calladas
durante mucho tiempo,
que esperan ansiosas por salir
al destino cierto.
Son secretas,
las desean compartir,
si saben que serán certeras
a quien se han de dirigir.

Sabes? El amor es…
cogerse de las manos
¡qué simple gesto!
En los enamorados es más que eso;
es unir dos almas, dos corazones, dos cuerpos,
y es uno sólo que grita en silencio:
¡Cuánto te quiero!

Sabes? El amor es…
Apoyar la cabeza en un hombro.
Reír y llorar de estremecimiento.
Hablar sin enredarte en laberintos,
ni escondidos misterios.
El amor no sólo es sexo;
eso es un complemento.
El amor es algo que está detrás,
más atrás que los sentimientos;
escondido en el pecho,
donde saltan chispas…
cuando te confieso todo esto.

jazmin

El avaro

 

-, Ssssshhhhhh que el señerito duerme no oséis despertarlo, acallar ese vozarrón que más parecéis al cuidador de caballos y yeguas, que como ya sabéis tenemos a bien regañarle continuamente pues con su voz no se sabe bien si habla o gruñe y ya que os lo digo con aseveramiento por el bien vuestro y que el señerito no tenga que castigarte de nuevo a no dejar que bebas ni un cuenco de vino a la hora de comer las generosas viandas que a bien nuestro y con generosidad nos regala cada día. Y si no a ver decidme: ¿qué sabor le encontráis al vino del tonel poniendo la boca en la llave en lugar de hacerlo en un cuenco como todo bebedor hace? ¿acaso creéis que bebéis agua?. Y luego veneis que parecéis una culebra por las serpentinas que vos hacéis y levantando la polvareda del camino como una carreta con cuatro caballos trotando. Pero no es que trotéis , a bien quisierais que fuera así. Un parecido que yo no sabría hacer otro, ya que mis ojos no han tenido la gracia de ver nada más que eso. Pero si la polvareda levantáis es porque la fuerza os flaquea y ni para levantar vuestros pies la tenéis..
-, ¿A qué llamáis generosas viandas?¿ Acaso me vais a hacer entender que comemos como el que tú llamas el señorcito?, si ni un cacho de tocino nos da a gusto comer, comemos lo que se pega en el caldero intentando arrancar la miaja que a quedado en el y eso con suerte de que tú no lo marees demasiado y se pegue algo. Lo que nos queda son unas cuantos pedazos de patata y algunas habichuelas bailarinas en el agua que ha quedado.
-Tendrías que dar gracias que comes esas habichuelas y que no las cuenta, porque cuando se mete en la cocina mira todos los estantes del cuarto de despensa y le echa un ojo a todo, sólo falta que abra los sacos de las habichuelas, los garbanzos, o las lentejas y los contara de uno a uno.
Pero no cambiéis de conversación; os hablaba de vuestra manera de poner el morro en el grifo del tonel en lugar de hacerlo en el cuenco como debe ser.
-, ¿En el cuenco decís? Pero no sabéis que hasta el cuenco ha quitado para que no se beba y eso que yo tenía uno escondido en un sitio que no esperaba que acertara, Pues como te decía; se chocó con él y a muy malas que se puso conmigo diciéndome que le robaba el vino y eso que le decía que era para catarlo y ver si se había formado o se había agriado. Y luego se queja de que no vigilo el vino, tendré que catarlo, ¿no?
-, Así que ahora bebéis desde el grifo para catarlo.. Muchos tragos y muy largos dais para como venís cada día. Un día os pillara y ni los trozos de tocino podréis arrancar de la cazuela.

 

-, Veo que últimamente no venís tan mareado, parece que me habéis hecho caso y ya no bebéis del tonel.
-, Buenos tragos que me he pegado cuando él no me veía, parece que ya harto de ver como se achicaba el vino, me ha quitado del bodegón para que no esté dándole vueltas a la tinaja y ha puesto al mozo de cuadras que no sabe nada de vinos y a mi a las cuadras. La pena mía es no poder trincar esos tragos de la tina… pero casi mejor y es que, ahora está mucho por el bodegón y mira el tonel con el candil para ver si el vino se acorta.
Me lo ha contado el mozo; que una vez que mira el tonel le echa un ojo agriado y lo vuelve a tapar meneando la cabeza diciendo que no. Y es verdad que no sabe ya a vino. Vigilando anda mi ojo, cuando se que no está al lado del bodegón, y me pego a él, bebo y bebo pero no me quedo contento.
-, Y eso a que es debido, si decís que buenos tragos os metéis en el gaznate.
-, Ahora mismo que lo decís; no se como el vino no sabe a vino, se lo preguntaré al mozo, que tonto es ya de por sí, al no beber de la tinaja teniéndola tan a su boca . Y aunque ronde por el bodegón el señorcito, no está todo el día por lo que, puede beber lo que a bien quiera él. Pero es que con los tragos que yo hago, el tonel a de bajar a la fuerza.

 

-, ¿Qué mozo, que tal el vino de la tinaja?
-, Bien va bien, me refresco la garganta cada vez que me da la gana como hacíais vos.
-, Y no te dice nada el señorcito?
-, Me mira con cara desabría cuando mira dentro del tonel, ve que está igual que el día de ayer y se va maldiciendo.
-, Y decidme; si bebéis tanto como no se da cuenta que va menguando.
-, Bueno, he encontrado el remedio y es que para que no vea que la tinaja baja, le echo agua…
-, Agua? Pero que decís? ¿cómo echáis agua al vino? No veis que sería como si se echase agua al queso en sitio de la leche ¿creéis que saldría el queso? Nunca podría hacerse queso porque no cuajaría nunca. No me sabe raro que el señorcito te mire con ojos agriados, es que debe matarle las dudas al no adivinar porque el vino ya no sabe a vino.

 

 

-, ¡Éste vino no sabe a nada!, éste que he cambiado de las cuadras al bodegón por el bien del que antes cuidaba de el y no tirarlo a la calle y éste que vigila ahora la bodega algo está haciendo, cocinera, llamadlo!
-, Señorcito, no puede ser, ya le dije a vos que el que vigilaba antes la tinajas tenía un gran conocimiento sobre los vinos y bodegas. A bien que le dije que lo cogiera para servirle a usted por lo mismo.
-, Entendido? Claro que era entendido en gustárselo y vaciar la barrica pero en confianza os digo que aún escaseando ese brebaje sí sabía a vino pero éste os juro que no lo cazo.. Algo hace para que el vino no sepa a nada, llamadlo ahora mismo!!

-, Mozo, que el señorcito está muy agriado contigo y quiere que vayas a la casa y le des cuenta de lo que pasa con el vino.
-, Voy raudo, pues que bicho le ha debido picar para que está tan enojado y eso que por su bien el vino no ha escaseado ni un solo día desde que me dejó encargado de barrilero.



-, Señerito, que ya vengo todo enmudecido y con gran pena en el corazón por que se enoja conmigo.
-, ¿Qué has hecho con el vino de la tina que ya no es vino ni nada?
-, Como siempre le echaba un ojo a la tina por si faltaba yo encontré el modo de que siempre estuviera lleno y no se enojara.
-,¿Y qué le hacías para que así fuera?
-, Pues echarle agua para que se hiciera junto al vino.
-, por todos los diablos, estáis en vuestro sano juicio?
-,Qué venga el antiguo bodeguero!!
-, ¿Acaso vos le habéis enseñado semejante lección tan descabellada?
-, Yo, señerito, ni se me hubiera ocurrido, vos sabéis que soy entendido en ello y que también bebía para saborearlo, vos me quitasteis y yo ya no se más.
-, Bien, decidme con sinceridad ¿a qué es debido semejante entuerto?
-, Vos, señerito tenéis demasiada vigilancia en las bodegas y como debéis entender entre toneles no se puede evitar echar de vez en cuando un trago y llenar la panza del brebaje.
-, Sois desconsiderado, antiguo bodeguero; os doy de comer, de beber, refugio y cama y así me lo pagáis… robando.
-, No, sólo lo que la panza ansía, si no comemos lo que las tripas piden pues bebemos para llenar lo que nos falta.

-,Qué venga la cocinera!!
-, Decidme porque escasea la comida y se beben el vino?
-, Porque se beben el vino, yo lo entiendo y es que se pasa mucha hambre, si el señorcito tuviera a bien que las raciones fueran abundantes, bueno, las justas y que tuviéramos la barriga medio llena,, que ya veis que no digo llena del todo y que la pereza nos domine, os aseguro que no os faltaría nada, porque se es agradecido si al cambio se es generoso y estando medio bien comidos y bebidos la servidumbre estaría satisfecha y no osarían robarle nada, al ser lo contrario, ya me diréis.., vos me habéis preguntado y yo he sido clara, pensadlo vos y veréis que tengo razón.

-, He podido ver que habéis sido sinceros conmigo, eso tampoco os beneficia. Y he debido darme cuenta antes de que si escasean los víveres que están custodiados y escasos la mano se alarga para robarlos y con el vino es lo mismo, sois desconsiderados y esto será castigo.
-, vera , señorcito considerando estamos si ya no es un castigo seguir aquí pasando hambre que hasta la cocinera que está entre pucheros no puede ni catarlos por miedo a que la llame larga de manos.
-, A la calle, ahora sí, los tres por rebeldía a mi generosidad abundante.
-, Generosidad abundante ¿ de qué? nadie que precie sus tripas osará venir aquí, porque ni los ratones se acercan oliendo de antemano que aquí no hay nada que echarse al buche.
Esa insolencia, es para un latigazo, voy a…
-, El latigazo me lo da la barriga de hambre, aún entre árboles en el camino podría encontrar algo que echarme al hocico y con vos ni eso.
-, Quédese con su bodega, su cocina y su despensa que a mi ya no me veréis por vuestras tierras y si tienen honra, conmigo se vendrán la cocinera y el mozo que algo más sacaremos que permaneciendo aquí como esclavos y ayunando.
-, bien dicho, bodeguero!!, gritaron la cocinera y el mozo y ahora vos aquí os quedáis sin sirvientes que ya buscaremos quien sea menos tacaño.

-, Quedaos, por Dios! No me dejéis de esta manera, que dirán mis vecinos de todo esto ¿y mi honor ?.
Perdonad! perdonad! tenéis razón ¿qué menos que la panza se llene cada día? es lo justo, aunque no lo oportuno para el bolsillo, pero por mi honor que la mesa estará llena para saciar vuestras tripas y el vino sin discusión alguna. Por mi honor que os lo digo. Id en paz a vuestras tareas que el ajetreo lo va a tener la cocinera para haceros un gran puchero para calmar esas tripas quejumbrosas.

Se dieron la vuelta los tres mirándose extrañados por no haber encontrado tan fácil solución mucho tiempo atrás y calmar las dolencias de sus barrigas. Luego, se rieron balbuceando jocosamente; más que el bolsillo le duele el honor y aquí andábamos los tres pasando tanta fatigas sin encontrar su punto más flaco; “ el honor”.


La misma destinataria

 

 Poema


Si al abrir tus ojos en el alba
tú primer pensamiento no es para mi
acuérdate
que del amor prometido no hay nada
tan solo han sido vacías palabras
y si el último antes de dormir
tampoco es para la misma destinataria
entonces, ¡calla!
que de lo más hermoso dañas
no pronuncies más palabras
que de todo lo dicho…
lo único que hacías era falsear
hiriendo las entrañas
de quien te amaba
y si es así…
nunca has sabido apreciar
lo que significa amar.

jazmin
 

¡ Qué lástima!

Poema
Iba observando su figura
en el agua clara,
la que aquel río
con generosidad le brindaba.

Por fuera dirían…
buena fachada
por dentro…
deshilachada
y los ojos…
rojos de lágrimas
derramadas sin causa.

¡Qué lástima!
que no por ella,
que si por la angustia
de no poder llegar a la otra orilla.



Quería alcanzarla
y a cada paso que daba
más se alejaba.

Y era tal la desesperanza,
que terminó por derrumbarse
ya cansada…
preguntándose;
¿de qué sirve la macabra idea
de acercarme
cuando nadie me echa en falta?

        jazmin

Las listas de espera

No me gusta ir al médico, suelo pensar que cuando te duele algo y empiezan a pedirte pruebas, al final te sacan alguna cosa que ni en sueños piensas que tienes.
Por ello, cuando me decido a ir es cuando el dolor es muy agudo y casi insoportable.
Tengo un fuerte dolor en el hombro izquierdo que va bajando al brazo, éste empieza con un angustioso cosquilleo, como si se durmiera, es muy molesto. Aparte también tengo un pinzamiento en las cervicales, pero en la parte derecha, todo visto en varías radiografías previamente hechas en la S.S. por petición de mi médico de cabecera..
Se me ha de hacer otra prueba más complicada pero como ya sabemos las listas de espera son… diría tercermundistas y viendo que no llega la citación para dicha prueba he pasado por atención primaria y lo he preguntado. Se el sitio al que he de ir pero no tengo día ni hora. A saber cuando tengo la gran suerte de que me llamen…
Como los dolores cada vez son más acusados y no parece que sea corto el proceso he terminado por ir a un fisioterapeuta muy conocido en mi ciudad. Bueno conocido por aquello del boca a boca que es la mejor manera de hacer publicidad y en menos de dos días ya me estaba dando masajes en la zona dolorida y creo que ni el mejor médico podría localizar de manera tan efectiva los puntos exactos donde tengo el dolor.
Durante el masaje vi las estrellas, porque la zona a tratar digamos que la maltrataba de una manera bastante salvaje, pero eficaz. Cuando terminó el masaje era una persona nueva, dolorida por el maltrato sometido pero sin el dolor acusado que llevaba padeciendo desde hace…ni me acuerdo.
Tengo ligeras molestias pero no se me duerme el brazo, algo importante para mi ya que  de no ir a un fisioterapeuta de pago, tardaría meses en conseguir la mejoría  porque los tramites que se deben efectuar hasta conseguir un fisio de un centro de rehabilitación concertado por la Seguridad Social creo que como mínimo deben de pasar unos seis meses, lo se de oídas nada más. Pero ya se sabe; que cuando el río suena, agua lleva.
De momento la semana que viene vuelve a maltratarme la zona afectada ya que según él fisio está fatal y ha de volver todo a su lugar, pero ese maltrato no es sólo para mí, es que hasta él suda y todo de la fuerza casi bruta, diría yo, que emplea para darme el masaje en la zona afectada. El dolor está asegurado para la semana que viene pero sarna con gusto no pica. Bien, eso de que gusta, va  a ser que no, porque lo paso fatal con ese amasamiento tan fuerte en la parte dolorida. Es decir, que paso unos 45 minutos bastante malos pero luego reconozco que al menos han valido la pena.

Y hablando de las diferencias de los masajistas que tienen a bien concertar la S.S. y  que los enfermos se pasan meses yendo a sus centros; en los que se enriquecen unos cuantos a costa del dinero de todos y que además sales igual que has entrado, dándote el alta en malas condiciones o si acaso peor, con la diferencia más que notable de ir directamente a uno de pago. En dos , tres sesiones, o a lo sumo en un mes estás perfecta. Y es que van directo al grano porque ya se sabe que por la boca se gana más clientela que si pusieran letreros luminosos por todas las esquinas, pero alto!! Tienes que ser muy bueno en la materia porque los letreros incandescentes no sirven de nada y el boca a boca les puede afectar bastante para dejarles muy lesionados económicamente.
En fin, que a gastarse el dinero toca, pero ¿quién piensa en el dinero cuando tienes un poco tocada la salud?

Me muero por conocerte

Amigas antes del alba

 

 Poema

En el espejo de mi aposento;
me desperté de madrugada,
no estaba sola,
estaba la luna reflejada,
que al mirarse por estar llena
de felicidad culminada,
también iluminaba mi cara.

Me incorporé para mirarla,
no sabía que en  la noche,
ya madrugada…;
ella me vigilaba
como si de un niño se tratará
meciéndome en una cuna de plata.

Así era su luz;
de brillo plateado,
acunándome el sueño;
para que mis anhelos
siempre fueran acertados.

Cuando al abrir mis ojos
y  ver en mi rostro
su cara reflejada,
tuve que copiarla…,
y las dos nos miramos solazadas;
para ser amigas
antes de que se retirara
siempre…,
siempre…, antes del alba.

jazmin

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El parto natural

 


Hace unos días que leí en un diario que algunos hospitales volverán a fomentar el parto natural y sin medicación. Al parecer últimamente sólo era posible en dos hospitales de Barcelona en Sant Pau y la Maternitat y ante la demanda de tener un parto natural se piensa practicar en otros muchos hospitales que hasta ahora se adelantaban los nacimientos con medicación.
Muchos hospitales van a adoptar la antigua técnica que había sido desterrada y los nacimientos naturales serán opcionales para las que lo deseen, eso sí, con la llevadora siempre pendiente de la evolución tanto de la madre como del niño.
Incluso se dispone de pelotas de pilates para pasar las contracciones sentadas en ellas y que éstas sean más llevaderas y cómodas.
Sufrir las contracciones acostadas o subidas en el potro como se hacía antes no son tan eficaces. Es mejor hacerlo sentada o de pie pues así la dilatación es más fácil ya que el bebé se encaja antes por la fuerza de la gravedad.

Según las estadísticas, había un gran numero de cesáreas cuando se alargaba un poco más de la cuenta el parto y los que nacían de forma natural eran estimulados con el clásico gotero que ayudaba a que la dilatación fuera rápida.


Un parto natural puede durar hasta 24 , o 25 horas pero no más, ya que sería poner en peligro la vida del niño y la madre. Si pasado ese tiempo la madre no está lista para el nacimiento se procede con rapidez a la cesárea.

Se podría decir que se vuelve hacia atrás, un parto sin estimulación a base de medicamentos.

La medicina evoluciona, pero también se equivoca y retrocede, muchas prácticas desaparecen y al correr los años retorna.
Si se ha estado unos años en que el parto no era natural en lo más estricto de la palabra es decir, como los de antaño y acortaban la duración, ahora vuelve ese procedimiento claro que, cuando el dolor de los últimos momentos es tan desgarrador se tiene la opción de pedir la epidural y pocas son las madres que aguantan hasta el momento más doloroso que es el tramo final.
Creo que hay una explicación lógica a eso; y es que, si estás casi 24 horas con dolores, ya se está demasiado agotada para seguir y es normal que se pida en el último momento la anestesia local.

El vestido


En una ocasión muy especial para ella, se compró un vestido de ensueño, era de tela de raso y de color lila muy brillante. Se componía de dos piezas un corpiño con escote palabra de honor y bordados de lentejuelas con algunas pequeñas figuras. La falda del mismo color; era de vuelo que caía hasta los tobillos. Terminaba como complemento un pañuelo del mismo color para tapar los hombros.
Los zapatos eran también en el mismo tono, con tacones muy altos, algo que no le gustaba demasiado, pero para la ocasión creyó que eran imprescindibles.
Como tocado optó por hacerse un gran moño acabado en forma de mariposa que una gran peluquera le hizo y alrededor del mismo le puso algunas orquillas en forma de mariposas también en tono lila.

Ya habían pasado tiempo y ella no volvió a ponerse ese vestido, demasiado elegante y muy de fiesta, decía. Lo tenía guardado en un armario debidamente tapado, lo guardaba como un tesoro ya que nunca había tenido un vestido tan bonito.

Hasta que un día, volvió de nuevo a pensar en el vestido y lo sacó del armario para mirarlo y le vino la idea a la cabeza; me lo pondré cuando él me lleve algún día a bailar. Sí, eso haría planeó con ilusión, ya que se había enamorado de nuevo. Era algo que no esperaba que volviera a suceder y ocurrió.
No sabía como podría hacerse posible ese sueño ya que lo veía casi inalcanzable pero no sería imposible pasar unas horas con él, era todo cuanto deseaba..
Ella se imaginaba de nuevo con ese vestido y con los zapatos tan altos, pero tenía una idea en la cabeza y era que no se haría ningún recogido con su pelo. Quería que él hundiera sus manos en su pelo y se lo revolviera como ella haría con el de él. Notar sus manos entre sus sienes mientras la acariciaba para que le quedara grabado siempre su tacto. Soñaba con cosas tan simples como unas horas con él bailando entre sus brazos y notar como la apretaba con suavidad, un beso rozando los labios y algunas palabras de amor. Sólo pensaba en momentos muy tiernos porque así sentía su amor, lleno de dulzura. Quizás sería la primera y última vez que podrían estar juntos. No quería nada más. Eso le serviría para recordarlo mientras viviera.

Pasó ya bastante tiempo y vio que esos sueños no eran compartidos, Se había dado cuenta que la única que soñaba era ella , todo era fruto de su propia fantasía. Quimeras que ella sola iba maquillando.
Se sentía hundida, traicionada y en ocasiones lo odiaba. Luego, se daba cuenta que no podía odiarlo, después de todo, ella no podía obligarle a que la amara. Entonces, se odiaba a sí misma por ser tan cabeza loca y entregar el corazón a quien no le importaba absolutamente nada.

Ya se había hecho a la idea de que sólo eran sueños, seguía amándolo pero ya no soñaba con esas escasas horas junto a él.

Un día, se dispuso a arreglar el armario y vio el vestido lo cogió y lo sacó de la bolsa que lo cubría, viendo con asombro como el vestido estaba lleno de agujeros. Una polilla había hecho de las suyas y lo había roto. Comenzó a sacar toda la ropa que tenía guardada y vio que no había nada estropeado excepto su vestido. Desolada se lo quedó mirando y pensó; sabía que nunca más podría lucirlo... a quedado tan destrozado el vestido como está mi sueño.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres